Actualidad / Noticias
14 de Setiembre 2021 | Café

Tendencias en el sector cafetalero y cacaotero peruano: una aproximación desde los productores

Entre el 2010 y el 2020 el número de productores en el sector cafetalero se redujo en 16 mil; mientras que en el sector cacaotero se incrementó en casi 82 mil.

Imágenes de cabecera: Productor Cafetalero (Andina.pe), Productor Cacaotero (Radio Onda Azul)

33% y 42% son las cifras de crecimiento acumulado que ha registrado el café en términos de producción y rendimientos en los últimos 10 años. En el caso del cacao, estas fueron del 235% y 75%, respectivamente. Cifras que, sin duda, dan signos de un importante dinamismo que se mantiene en el tiempo. En el caso del café, el mérito es mayor, dado que es quizá el único cultivo tradicional que se mantiene en el top 5 agrícola (en producción y exportación) pese al boom de crecimientos, exponenciales en algunos casos, de productos no tradicionales.

Al interior de los sectores, no obstante, las dinámicas podrían tener su rumbo propio. Tal es el caso de la evolución de los responsables de la producción: los productores. Entre el 2010 y el 2020, según la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho), el número de cafetaleros se redujo en 6% significando la salida neta de 16mil productores; mientras que el número de cacaoteros se incrementó en 82% traduciéndose en la entrada neta de casi 82 mil productores. Más allá de los cambios absolutos, que podrían ser imprecisos dada la naturaleza muestral de los datos, lo cierto es que las tendencias sí parecen ser reales. Muestra de ello es que incluso al contrastar la base de la Enaho con la de la ENA , dos encuestas con marcos muestrales distintos, las tendencias se mantienen en la misma dirección (gráfico 1).



¿Quiénes se van, quiénes se quedan?
Dos preguntas que caen de maduras son ¿quiénes se van (o se quedan)? y ¿por qué? Puesto que responder la segunda pregunta es muy complejo para los fines de este artículo, intentaremos abordar la primera. Un primer criterio ineludible para esta exploración es el territorial. Separamos tres zonas productoras (norte, centro y sur) y lo que encontramos es muy sugerente: las tres zonas revelan dinámicas muy singulares entre sí. En el caso del café, la zona norte (contraria a la tendencia general) tuvo un ligero incremento de productores en la última década; en la zona centro, una ligera reducción; mientras que, en la zona sur, una notable reducción (gráfico2, cafetaleros). La conclusión: la gran mayoría de las salidas de cafetaleros en la última década tuvo su origen en la zona productora del sur del país.



En el caso del cacao, el escenario es distinto. En las tres zonas se dieron incrementos en el número de productores, pero a distintos niveles. En la zona norte y centro los incrementos fueron sustanciales; mientras que, en la sur, de menor magnitud (gráfico 2, cacaoteros). La conclusión: el incremento en la entrada de cacaoteros en la última década se dio de manera descentralizada en todos los territorios del país, con un énfasis particular en las zonas productoras del norte y del centro.



Otro criterio de exploración que vale la pena incluir es el de los recursos, en particular, las tierras. Diferenciando a los productores por el tamaño estandarizado  de sus unidades agropecuarias, encontramos algunos hallazgos interesantes(gráfico 3). En el caso del café, las salidas se dieron en todas las unidades de mayor tamaño; en cambio, en las unidades menores a 1ha hubo más bien un incremento de productores. En otras palabras, la salida neta de cafetaleros en la última década se dio fuera del minifundio. En el caso del cacao, en cambio, gran parte de las entradas se concentraron en el minifundio. Por su parte, algunas salidas de cacaoteros se registraron en fincas superiores a las 5ha.



Para complementar el análisis desde el punto de vista de los recursos, añadimos un criterio adicional: el de los ingresos. Utilizamos el número de perceptores como proxy del nivel de ingresos (gráfico 4). En el café, la mayor parte de las salidas se concentran en hogares con 1 solo perceptor de ingresos, es decir, en hogares cuya economía depende única y exclusivamente del propio cafetalero. Aquí es importante tomar con pinzas los resultados, dada la naturaleza coyuntural de la variable ‘perceptores’ . En el caso del caso del cacao, la entrada de cacaoteros se ha concentrado en familias con más de un perceptor de ingresos; mientras que la pequeña salida de cacaoteros se registró en hogares donde la única fuente de ingresos era la de los propios productores.

¿Cuál es el balance final?
A modo de conclusión podemos decir tres cosas. Primero, la dinámica de los productores de café ha sido opuesta a los de cacao: en el primero hay una tendencia a la reducción (salidas), mientras que, en el segundo, al incremento (entradas). Segundo, esta dinámica no ha sido homogénea al interior de cada sector. Diferenciando por zonas, se corrobora que la zona sur ha sido el principal origen de la reducción de cafetaleros en la última década; mientras que, en el caso del cacao, el aumento de productores se dio de manera sistemática en los tres territorios, con un énfasis particular para las zonas centro y norte del país. 

Por último, incorporando una mirada desde los recursos productivos (tierra) y financieros (ingresos), corroboramos cierta vinculación entre estos últimos y los flujos de salidas-entradas en ambos sectores. En el sector cafetalero, las salidas se concentraron en predios no minifundistas y en hogares cuya fuente de ingresos dependía únicamente del productor; en el sector cacaotero, las entradas se registraron en registraron en fincas de todos los tamaños salvo las más grandes (mayores a 5 ha) y, principalmente, en hogares con más de un perceptor de ingresos. 

Esta aproximación a las dinámicas de los productores, lejos de brindar respuestas, motiva la discusión de las potenciales razones subyacentes. En el caso del sector cafetalero, ¿será posible que algunas dinámicas demográficas, económicas o sociales estén reduciendo la presencia de productores en la última década? ¿por qué se da principalmente en las zonas productoras del sur y en hogares con un perceptor? En el caso del sector cacaotero, ¿cuáles son los drivers detrás de la tendencia positiva en el número de productores? ¿todos los territorios responden a la misma dinámica? ¿qué implica las mayores entradas en hogares con más de un perceptor de ingresos? La búsqueda por responder estas interrogantes es clave, pues permite predecir las tendencias de mediano y largo plazo en dos líneas de cultivo que, si bien se mantienen aún vigentes, podrían experimentar cambios en el futuro.

La Cámara Peruana del Café y Cacao ha elaborado esta información en el marco del Proyecto Alianza Café Sostenible y Competitivo con la finalidad de generar evidencia de la realidad actual de caficultores y cacaoteros. Así, se aporta al diseño de procesos técnicos de profesionalización ajustados a su realidad y se promueven condiciones favorables para su labor en el primer eslabón de las cadenas de valor de café y cacao.

__________________________________________________________________________________

Imágenes de cabecera: Productor Cafetalero (Andina.pe), Productor Cacaotero (Radio Onda Azul)


boletin

Manténgase informado de nuestras últimas noticias y cursos

* indicates required