Actualidad / Editoriales
15 de Octubre 2021 | Café

Los 30 años de la Cámara Peruana del Café y Cacao

Del sendero estrecho a la cima del espacio para promover la agroexportación peruana.

Escribe: David Gonzales Cucho. Coordinador de Proyectos. CPCC.

El mundo a finales de los 80s atravesaba cambios fundamentales. La caída del Muro de Berlín y el inminente proceso de globalización daban al comercio internacional una dimensión sin precedentes. Un reto y varias oportunidades para economías emergentes como la peruana.

El Perú de inicios de los 90s se encontraba en un proceso de transformación, el cual comprendía reformas estructurales orientadas a promover la inversión y el desarrollo de los mercados, también la acotación del rol del Estado a las actividades económicas. Además, los riesgos de la inseguridad y la mala infraestructura limitaban el desarrollo de negocios. En este contexto, transportar café desde Jaén o Cusco a Lima podía tardar hasta una semana, debido a que el puerto de Paita no operaba con la capacidad actual.

Bajo estas circunstancias, un grupo de empresas peruanas con trayectoria en el sector café apostó por forjar una Cámara que principalmente atienda las demandas de la cadena y represente la posición e intereses de las empresas en el negocio. Así, la Cámara de Exportadores de Café comenzó a operar el 11 de octubre de 1991 en una pequeña oficina, donde nuestra organización empezó a dar sus primeros pasos.



Foto: Seminario Internacional. Situación y perspectivas del mercado mundial del café. 1995


Desde un comienzo, la visión consistió en anticipar procesos que generen valor agregado al sector y brinden capacitación e información a sus actores.  Esta conllevó a actividades de gestión de riesgos de la bolsa de futuros de Nueva York, organización de cursos especializados en café y cacao y fortalecimiento de la plataforma administrativa con la gestión de contratos en 1993. Luego, a crear espacios de coordinación con la cooperación alemana en el año 1994. De esta manera, la Cámara se convirtió en una organización pionera en los proyectos de café orgánico en el Perú, aun cuando en este periodo el mercado interno se había restringido hasta un 70% comparado con el actual, y las exportaciones eran menos de la tercera parte de lo que son ahora.

Con el paso del tiempo, la pertinencia de los temas, la constancia y la audacia de la institución le permitió liderar la temática café. Por ejemplo, en 1997 incorporó uno de los principales hitos: La Convención Nacional, el espacio técnico que en 23 ediciones ha liderado el debate y propuesto las tendencias. Asimismo, en 1999 inició los proyectos de normas técnicas y fundó el primer laboratorio para capacitación de catación en el Perú, donde se han desarrollado más de 200 cursos y formado más de 1600 catadores y especialistas de calidad en café y en cacao.



Foto: Curso Taller Internacional entrega de café a New York Board-O-Trade. 2001 rolex replica


Los frutos de este trabajo contribuyeron a la mejora de los estándares de calidad peruana, la cual había sido penalizada en la bolsa de NY hasta el año 2004. Al superar este bache, la Cámara y el Estado Peruano dieron el campanazo anunciado la supresión del castigo al café peruano: finalmente se reconocieron sus estándares de calidad.

En los siguientes años, los cambios fueron aperturando nuevas oportunidades. En el año 2005 se sumó el cacao a la institución y se comenzó un trabajo con el comité de normalización de calidad de este producto agrícola.  Adicionalmente, la Cámara se volvió el representante del sector privado en los aspectos institucionales tratados en el Consejo Nacional del Café y en la Mesa Técnica del Cacao y Cholate, también inició sus actividades de soporte para los concursos de calidad en las cadenas de café y cacao. Desde la década anterior, el negocio del mercado interno ha orientado la mirada a estos espacios. Por ello, se han desarrollado concursos de cafeterías y gestionados eventos claves como la EXPOCAFE: vitrina y promotor del producto peruano.


Foto: Expocafé 2017

A diferencia de los 90s, hoy en día el mercado, que representan más del 15% del valor de las cadenas, es alentado por el incremento del poder adquisitivo de los consumidores, razón por la cual representa una oportunidad de negocio para pequeñas y medianas empresas del rubro. En consecuencia, surge un efecto multiplicador de oportunidades para las cadenas de café y cacao, donde participan 390 mil familias en campo -sostén del negocio- y se generan más de 2 millones de empleos en los eslabones de transformación y comercialización.  Gracias a estos actores se ha incrementado la reputación de las cualidades únicas café y chocolate peruano entre los consumidores locales.

Este escenario nos motiva a seguir trabajando conjuntamente con las empresas y cooperativas, a brindar información objetiva a los jugadores del sector para el desarrollo del mercado interno, y por supuesto a incentivar la cooperación entre empresas, cooperativas, productores y consumidores para masificar el consumo de café, cacao y derivados peruanos en todas las regiones del país.


Foto: Coctel por el 30 aniversario de la Cámara Peruana del Café y Cacao


boletin

Manténgase informado de nuestras últimas noticias y cursos

* indicates required