Actualidad / Noticias
26 de Diciembre 2019 | Café

Operadores de Café no saben qué esperar para 2020

Los futuros de café arábica negociados en Nueva York aumentaron 23% en el 2019. El producto subió a un máximo de US$ 1,4245 por libra el 17 de diciembre, el más alto en dos años, pero desde entonces ha retrocedido aproximadamente 12% para cerrar a US$ 1,253 el lunes.

El impresionante repunte del café a finales del 2019 sorprendió a muchos operadores y analistas, lo que ha creado tensión sobre la futura dirección de los precios.

Los granos de Arábica han subido 24% desde finales de septiembre, siguiendo el ritmo del mejor desempeño trimestral desde el 2014 y la mayor ganancia entre los principales productos básicos en los últimos tres meses. El movimiento se produjo después de que los futuros en mayo cayeran al nivel más bajo en 13 años, expulsando a algunos agricultores de la industria.

Los precios se recuperaron después de que el clima adverso amenazara la producción en Brasil, el principal productor y exportador del mundo. Los analistas comenzaron a predecir que el mercado cambiaría a un déficit de oferta, lo que ayudaría a impulsar el repunte. Pero el tamaño de las ganancias fue sorprendente, ya que una medida de volatilidad aumentó a su máximo en más de cuatro años. De ahí surge un tono  cauteloso al panorama para principios del 2020.

"El mercado subió demasiado, demasiado rápido, y ahora estamos viendo un retroceso saludable", asegura Josh Graves, estratega sénior de mercado de RJO Futures en Chicago. "A corto plazo, la alta volatilidad llegó para quedarse".

Los futuros de café arábica negociados en Nueva York aumentaron 23% en el 2019. El producto subió a un máximo de US$ 1,4245 por libra el 17 de diciembre, el más alto en dos años, pero desde entonces ha retrocedido aproximadamente 12% para cerrar a US$ 1,253 el lunes.

Esto es lo que los operadores vigilarán en 2020:

Déficit mundial

Los inventarios de fin de temporada en Brasil se reducirán a un mínimo en datos recopilados desde el 1962, según el Departamento de Agricultura de EE.UU.

Rabobank International ve un déficit de suministro mundial de 3.5 millones de sacos en la temporada 2019-2020, mientras que Citigroup Inc. predice 4.7 millones y ve un déficit 2020-2021 de 1.3 millones de sacos. Un saco pesa 60 kilogramos.

Producción Brasileña

Las recuperaciones de los cultivos suelen traer nuevos suministros. Las bajas tasas de interés y la inflación del país probablemente alentarán la expansión de la superficie, asegura Carlos Alberto Fernandes Santana, director de Empresa Interagricola SA, la unidad local de Ecom Trading, una de las mayores operadoras mundiales de productos básicos.

Tampoco está claro cuán grande será la cosecha brasileña de la próxima temporada, con algunas expectativas de una cosecha récord. La lluvia ha sido excelente, bien distribuida en la mayoría de las regiones productoras del país, dijo en un mensaje Regis Ricco Alves, director de RR Consultoria Rural en Alfenas, Minas Gerais.

Demanda global

Incluso si los precios han alcanzado su punto máximo en el corto plazo, pueden subir en la segunda mitad del próximo año, según Aakash Doshi, un director de Citigroup en Nueva York que dice que los precios podrían superar US$ 1.60 en 2021. Tracey Allen, estratega de  productos agrícolas para JPMorgan Chase Co., dijo que si bien los precios van a ver altibajos, podrían llegar a US$ 1.59 en el mediano plazo.

La demanda de café continúa experimentando un nuevo crecimiento gracias a la popularidad de las bebidas frías, especialmente en Estados Unidos, el mayor consumidor, afirma Jim Watson, analista sénior de mercado de Rabobank en Nueva York. Las preparaciones frías de moda también usan más granos que sus contrapartes calientes, porque implican un proceso más largo que extrae menos cafeína que cuando se hace con agua caliente, lo que estimula un mayor uso de la materia prima, explica.

Impacto al consumidor

Es probable que el reciente aumento de precios no perjudique la demanda o las ganancias corporativas, porque el aumento no se ha mantenido, dice Watson. Los tostadores de café y las cadenas suelen fijar los precios con anticipación y no es probable que “lo consideren un gran problema todavía”, afirma el analista de BTIG Peter Saleh. Esa es una buena noticia para los consumidores que quizás no vean que los precios suban significativamente por algún tiempo.


boletin

Manténgase informado de nuestras últimas noticias y cursos

* indicates required